8 Claves para la fotografía de paisajes

Uno de los objetos más interesantes para la fotografía, la pintura y el dibujo son los paisajes. Ya en el renacimiento se desarrollaron técnicas como el punto de fuga o la línea del horizonte para este tipo de elementos en la pintura. Muchas de estas técnicas se trasladaron a la fotografía con el desarrollo de esta, siendo herramientas imprescindibles para los fotógrafos y ayudándonos a captar las mejores imágenes de paisajes, escenas y demás sesiones fotográficas. Pero, aunque el paisaje al estar fijo y no moverse demasiado pueda parecer fácil de fotografiar, lo cierto es que hay toda una serie de trucos y consejos que podemos seguir para buscar resultados muy profesionales que serán la envidia de cualquier fotógrafo inexperto.

A continuación veremos 8 claves para fotografiar paisajes, lograr un buen encuadre y encontrar la mejor temática y la mejor representación del espacio natural. Consejos que quizás no has seguido hasta ahora o elementos y trucos que quizás no te habías planteado o directamente no habías podido poner en práctica. Siguiéndolos y practicando, se pueden aprovechar para lograr toda una serie de efectos en las fotografías y dotarlas de una belleza inigualable que solo se puede conseguir en los paisajes naturales con las mejores cámaras.

  1. La profundidad de campo es importante
    No debemos obviar ciertas funciones de la cámara ni tomar las fotografías con el diafragma en el mismo punto, pues cada una requerirá de una iluminación diferente, un tiempo de exposición concreto, etc. En el caso de los paisajes es importante utilizar un tiempo de exposición algo mayor, en función del resultado deseado. Dota a la imagen de una gran profundidad de campo y sorpréndete de lo nítida que puede salir la imagen.

 

  1. Ciertas funciones requieren de un trípode
    Al seguir el consejo anterior, debemos tener en cuenta que no podemos sostener la cámara en las manos, pues el movimiento podría producir efectos negativos en la imagen, reducir su nitidez y fastidiar el resultado final de la fotografía. Para fotografiar paisajes y emplear la profundidad de campo, cerrando bastante el diafragma de la cámara, lo más recomendable será contar con un trípode, de esta forma la imagen nos quedará muy profesional y reduciremos el riesgo de un resultado pésimo.

 

  1. El cielo es un factor determinante en los paisajes
    Puede parecer algo obvio y lógico, pero es muy importante que no pasemos por alto este factor. El cielo es determinante a la hora de tomar fotografías de paisajes. En este tipo de fotografías hay dos elementos entre los que tenemos que elegir en cierta medida. La relevancia de la imagen puede caer sobre el suelo y la tierra o sobre el cielo. Si predomina el cielo deberemos tener en cuenta la iluminación y otros elementos para lograr un buen resultado.Además de el factor del obturador y el diafragma, hay un truco de fotógrafo para captar mejor los paisajes. Consiste en dividir la imagen en 3 espacios, utilizando dos líneas imaginarias que cortan la imagen de forma horizontal. Los 3 espacios restantes serán iguales entre sí. Si situamos el suelo en uno de los tres tercios y el cielo ocupando 2 de 3, predominará el cielo en la imagen, si lo hacemos al revés destacará más el suelo o la tierra. A esto se le conoce como la ley del horizonte en fotografía.

Fotografía industrial

  1. Busca el elemento principal en la fotografía
    Aunque sea un paisaje, alguno de los elementos que vayas a captar debe predominar. Se puede jugar mucho con la imagen en este sentido. Incluso con el significado de ella, los elementos que componen el paisaje, etc. Una vez que hayamos decidido el centro de interés de la foto, nos dispondremos a realizarla. Si bien antes hemos utilizado la ley del horizonte para fotografiar el paisaje, ahora emplearemos la ley de tercios, que divide la imagen no solo en 3 espacios, sino en nueve, trazando cuatro líneas imaginarias en ella.Dos líneas horizontales y dos verticales. La imagen nos quedará dividida en 9 rectángulos iguales, sea una fotografía horizontal o vertical. El objeto lo podemos situar al lado derecho o izquierdo de la imagen, justo en el espacio de una de las líneas verticales, por ejemplo. El resultado será mucho mejor que si tomamos la fotografía sin tener en cuenta estos espacios.

 

  1. El elemento del paisaje escogido tiene su propio fondo
    No dejamos de fotografiar un paisaje en ningún caso. Aunque el centro de interés pueda ser una rosa o un árbol, seguirá teniendo un fondo y un paisaje a su vez. Este fondo debemos cuidarlo, ya que es un factor que influye en la imagen y desvelará si el fotógrafo es bueno y sabe lo que hace o si no tiene ni idea de fotografía.
    El horizonte debe estar recto y el fondo puede estar desenfocado o no. Eso será decisión del artista que tome la foto, que se guiará por el deseo previo y los objetivos para con la fotografía en sí.

Tarifas de fotografía corporativa

  1. Busca el movimiento en el paisaje
    Con este consejo no queremos decir que busques un animal y lo fotografíes, sino que juegues con las líneas, los planos, los elementos naturales, las texturas, etc. Con todo ello puedes dotar a la imagen de una sensación de movimiento única. Por ejemplo, en un bosque podemos jugar con diferentes ramas y con los troncos de los árboles para encuadrar la imagen con un marco natural, guiar los ojos de un lado a otro, dotar de dinamismo a la imagen y mucho más. El límite está en la imaginación del artista que capte las imágenes. Tan solo es cuestión de ponerse manos a la obra y buscar elementos que nos aporten el movimiento deseado en cada foto y paisaje.

 

  1. El paisaje lo alteran los cambios meteorológicos
    Tanto para bien como para mal, los cambios meteorológicos y los efectos del clima y del tiempo influyen mucho en una fotografía. Si buscas captar la belleza de un atardecer, procura que sea un día que esté soleado, no un día nublado ni lluvioso. Si hace mucho viento también se puede fastidiar la fotografía. En cambio, para según qué paisajes y según qué efectos pretendamos lograr, la tormenta o las nubes pueden jugar un papel muy importante en la imagen, aportando un dramatismo y una belleza inigualable a la foto.

 

  1. La perspectiva puede variar, y gana mucho cuando lo hace
    Lo más normal a la hora de tomar una fotografía, sobre todo si se trata de un paisaje, es que la cámara presente un ángulo normal y se tomen las imágenes de frente. Con esta última clave de fotografía queremos aconsejaros que no hagáis eso siempre, sino que busquéis la variedad en vuestras imágenes. Para ello, se puede probar a elaborar una perspectiva diferente, a desarrollar en la imagen un punto de vista subjetivo que no habríamos imaginado en un principio. En otras palabras: cambiar el punto de vista de la imagen y la perspectiva para que sea completamente diferente y cuente con una belleza única.

Fotografía profesional para empresas

Por ejemplo, si estamos fotografiando el bosque de los ejemplos anteriores, podemos tomar la fotografía desde el lugar en el que lo haría un pájaro subido en las ramas de un árbol. El espectador, al ver la imagen, tendrá la sensación de ser un pájaro y estar en un bosque, viendo la imagen desde la rama. Si comparamos esto con la tradicional fotografía vista por el fotógrafo, el resultado es muy superior y puede quedar muy bien, si se realiza correctamente y se siguen los consejos vistos anteriormente.

Y siguiendo estos consejos, lograremos fotografiar paisajes con una profesionalidad y una calidad muy superior a la que imaginaríamos o esperaríamos en un principio. Hay que tener en cuenta que la cámara utilizada siempre es influyente, pero por muy buena que sea, si la mano del fotógrafo, o mejor dicho, su habilidad, no es lo suficientemente avanzada y no ha practicado lo suficiente o no cuenta con información y trucos, así como consejos como los vistos anteriormente, le será muy difícil lograr un buen resultado en sus fotografías de paisajes, tenga una cámara muy cara y profesional o no.

 

Continúa poniendo en práctica la fotografía

Para continuar aprendiendo y creciendo en el ámbito de la fotografía, que es todo un arte en sí, lo más recomendable es seguir informándose sobre el tema y ponerlo en práctica, es decir, salir fuera a echar fotografías de paisaje, poner en práctica estas 8 claves y probar diferentes efectos. En caso de no lograr un buen resultado no pasa nada, pues de los errores se aprende y todos comenzamos en este mundo sin tener práctica.

Si te gusta y te apasiona este tipo de arte, confía en ti mismo y no dejes de practicarlo. Combina las diferentes leyes aprendidas, como la del horizonte o la ley de tercios, explora los límites de la fotografía y los diferentes ángulos. Capta todo aquello que te guste y domina las cámaras réflex, que son las que más libertad y variedad pueden aportarnos, además de la calidad profesional deseada.

Deja un comentario