¿Qué es la fotografía de producto y para qué sirve?

A la hora de presentar o mostrar un producto a los clientes potenciales y los consumidores tenemos dos opciones: explicar de qué se trata y qué puede hacer o mostrarlo en una imagen que pueda ir acompañada o no de información. Esta segunda opción es la que conocemos como fotografía de producto. Como su propio nombre indica, se trata de tomar fotografías y crear imágenes del producto. Estas imágenes pueden utilizarse para elaborar un catálogo físico o digital, además de para otros proyectos y trabajos relacionados con el marketing, como las presentaciones o los anuncios de la compañía mostrados en los diferentes medios de comunicación.

La fotografía de producto es mucho más que una foto del producto con el fondo blanco. En función del producto en sí, sus características, su tipología, su color, textura y categoría, la fotografía será de una forma u otra, con un fondo blanco y liso o más complejo. Todos esos factores los tiene en cuenta el fotógrafo o experto que tome las fotografías de producto. Se buscarán los mejores ángulos y la mejor perspectiva para lograr una fotografía de producto idónea que lleve a la empresa a lograr sus objetivos, que por ejemplo pueden ser el incremento de la demanda o la presentación de un nuevo producto o servicio.

Fotgrafía de producto profesional Madrid

¿Para qué sirve la fotografía de producto?

Ya hemos analizado qué es la fotografía de producto y algunas de las ventajas o los usos que tiene para con una empresa, pero veamos más en profundidad cuáles son las finalidades de este tipo de fotografía y en qué pueden beneficiar exactamente a una compañía y a sus productos o servicios. Recordemos que no es algo que pueda considerarse opcional para las empresas. Estamos hablando de una una necesidad básica, como puede ser la fabricación del propio producto en sí. Sin la fotografía de producto no puede lograrse la publicidad ni la creación de los catálogos; no puede mostrarse aquello que se desea vender y no se puede atraer a clientes potenciales ni posibles compradores.

Si lo vemos de esa manera, comprobaremos que la primera finalidad de la fotografía de producto es la publicidad, la comunicación y, en aspectos generales, mostrar el producto, por lo que hablaremos de la creación de un catálogo como su finalidad, además de otras finalidades y otros usos que le daremos a la fotografía de producto. Los diferentes usos son:

  • Catálogo promocional. El catálogo muestra los productos en diferentes imágenes y fotografías que deben contar con armonía y un diseño común, dando sensación de uniformidad a lo largo de todo el catálogo, sea digital o físico. Puede ir dirigido a los clientes potenciales y consumidores finales o a otras empresas y compañías.
  • Publicidad y marketing de medios. A la hora de presentar los productos o mostrarlos en anuncios, bien sea en televisión, revistas, cartelería u otros formatos, las imágenes mostradas se elaboran mediante la fotografía de producto. En este caso, más incluso que en el resto, la imagen lo es todo, pues va directa al consumidor y decidirá si se realiza la compra o no.
  • Imagen de marca y de producto. Igual que se utilizan para la cartelería o para el catálogo, se necesitarán imágenes para la página web y el contenido relacionado con la imagen de marca y su presencia dentro y fuera de la red.
  • Tiendas digitales y ventas. En una tienda online existen cuatro factores que influyen a la hora de lograr la venta: el precio, la información, las opiniones y el producto. Pero el cliente no puede probar ni tocar el producto con sus propias manos, por lo que las imágenes juegan un factor clave. La fotografía de producto deberá ser llamativa y reflejar las mejores características del producto en cuestión.

La fotografía de producto llevará a la empresa al éxito e incrementará las ventas, dando a conocer sus productos. Por todo ello y mucho más, es un elemento imprescindible y muy importante dentro de las empresas y el mercado. No se debe infravalorar ni dejar en manos de fotógrafos no profesionales, pues serán los expertos y los estudios de fotografía los que puedan obtener  que se debe valorar. Serán esos profesionales los que logren mostrar las características y las ventajas del producto en las imágenes, así como reflejar los valores que defiende la compañía, la filosofía de marca y todo lo relacionado con ella. Si se muestran claramente las virtudes del producto será más fácil lograr la venta y convencer al cliente.

¿Qué ocurre cuando la fotografía de producto no es efectiva?

En caso de que las imágenes tomadas no sean profesionales o no logren mostrar las virtudes y los mejores aspectos del producto, el cliente puede percibir el producto como algo de baja calidad y presentar desconfianza hacia él y hacia la marca. Por ello es tan importante la fotografía de producto, porque es tan influyente y decisiva como puede serlo el eslogan de la compañía o un spot de televisión. Nadie comprará un producto que en la foto parece sucio, usado o de baja calidad. Las fotografías pueden editarse. Además de la edición, puede jugarse con la iluminación, el color y otros aspectos como el brillo y el contraste para hacer más llamativo el producto en la foto y obtener una mejor respuesta de los clientes potenciales, de otras compañías y del mercado en general.

De nada servirá contar con el mejor producto del mercado dentro de su categoría ni con un diseño espectacular, si a la hora de mostrarlo al público o comunicar sus aspectos no logramos que sea llamativo ni impresionar positivamente, o lo que es lo mismo, si falla en la fotografía de producto y no es percibido por el cliente potencial como el producto de calidad que es. Así, debemos cuidar siempre la imagen del producto, la imagen de la marca vinculada a él y del resto del catálogo en cualquier fotografía o aspecto visual que realicemos, sea un anuncio, un catálogo o una fotografía para las redes sociales y las diferentes vías de comunicación en la red.

Deja un comentario