5 tipos de fotografía de producto

Gracias a las nuevas tecnologías nuestra vida se ha vuelto mucho más cómoda y sencilla. Ya hace bastantes años que podemos vender nuestros productos sin necesidad de contar con una tienda física. Primero empezó la venta por catálogo y ahora, cada vez más, vendemos online, a través de diferentes medios como, por ejemplo, ecommerce.

Claro, el comprador necesita asegurarse de que el producto que está seleccionando es el que realmente quiere, y que lo que le estamos ofreciendo es de la mejor calidad posible. Además, la vista es muy poderosa y presentar el producto de una forma llamativa y trabajada puede animar al cliente a comprar nuestro producto antes que el de otra empresa.

Para esto, nació la fotografía de producto. Estas imágenes las lleva a cabo un fotógrafo profesional en un estudio de fotografía, para que después puedas usarlas en tu página web o en tu catálogo.

 

¿Qué tipo de productos suelen fotografiarse? A continuación, te hablamos sobre cinco de ellos:

  • Ropa-vestuario: este tipo de fotografía se puede realizar de dos formas diferentes: con modelos llevando la ropa que quieras vender, con ésta expuesta en un maniquí o con la técnica de maniquí invisible. Es muy importante que la ropa esté bien preparada antes de fotografiarla, porque una ropa arrugada o algo desgastada puede dar muy mala imagen y afectar a tus ventas. Además, es necesario un buen equipo que capte, no solo las prendas en sí, sino también la calidad de los materiales y esos pequeños detalles que hacen a tu producto único.
  • Alimentación: dentro de este campo podemos encontrar diferentes tipos de productos. Por ejemplo, puede que tengamos un restaurante y queramos exponer el menú en nuestra web o que tengamos una página web de comida para llevar; en este caso, es muy importante una buena presentación de los platos para que a los posibles clientes se les haga la boca agua solo con verlos, además, podría ser buena idea fotografiar también los ingredientes.

También podría ser que tengamos una tienda online de alimentación. En este caso, no vale solo con poner la descripción del producto. A veces, puede ser un poco caótico para los clientes hacer la compra “a ciegas” sin tener seguridad de que lo que están comprando es realmente lo que quieren, una buena foto de cada producto será clave.

  • Obras de arte: las obras de arte son uno de los productos que más necesitan una buena fotografía de producto para su venta, pero también uno de los más delicados a este respecto. Para captar todos los detalles de la obra, es muy importante un buen equipo y un buen profesional que sepa sacarle el máximo partido. Algunos aspectos a tener en cuenta es la nivelación, la distancia de la cámara al producto y, como siempre, la iluminación que, en este caso, tiene que ser homogénea para que no altere los tonos de la obra que queremos fotografiar.
  • Botellas: siempre que vemos fotografías publicitarias de botellas, ya sean botellas de vino o de otras bebidas nos transmiten elegancia, sobriedad y esto hace que se considere un producto casi de lujo, ese es el poder que tiene una buena fotografía de producto. Por el contrario, una foto de mala calidad puede dar la sensación de que nuestro producto es de mala calidad también y quitarle el efecto tan poderoso del que hablábamos antes. Como la mayoría de botellas de las que hablamos son de cristal, una mala iluminación o una mala colocación puede producir destellos o sombras que más que atraer, distraigan al cliente, por eso es esencial contar con un espacio preparado especialmente para fotografiar este tipo de productos.
  • Joyería/bisutería: ya sea que vendamos joyería hecha con materiales de la mejor calidad o bisutería igual de bonita pero fabricada con materiales menos costosos, es igual de importante que en la fotografía se aprecien los detalles, las pequeñas decoraciones que enamoran a cualquiera. Es muy importante, por ejemplo, que se pueda ver el color exacto tanto de la pieza como de los adornos, sean pequeños o grandes. E igual de importante es controlar los brillos porque, aunque queremos que se vea brillante y reluciente, demasiados brillos o en las zonas equivocadas pueden conseguir el efecto contrario. Otra de las cosas que un buen profesional podrá ofrecerte son varios estilos de fotos; fotografías del producto de manera individual, con modelos o fotografías 360 para observar la pieza con todo lujo de detalles.

Esto son solo algunos ejemplos de los productos más habituales que suelen fotografiarse. Pero, por supuesto, la fotografía de producto abarca prácticamente cualquier producto que quieras vender y con un buen profesional de la fotografía y un estudio fotográfico equipado con todo lo necesario, podrás contar con un portfolio amplio y de buena calidad para darle la mejor salida a tus productos. Nosotros te ofrecemos todo esto con las mejores tarifas en fotografía de productos que podrás encontrar.

Fotógrafo profesional de estudio

FOTOGRAFÍA DE BODEGÓN

Además de todo lo mencionado anteriormente, en la fotografía publicitaria existe también un tipo de fotografía llamada de bodegón. Esta consiste en elegir varios productos y fotografiarlos juntos. Claro, no vale con juntar cosas diferentes y colocarlas de cualquier manera; el objetivo es crear bonitas composiciones, mezclando la fotografía publicitaria con la creativa.

Al tener ese toque creativo, puede adaptarse a la imagen de tu marca, para que todo sea coherente. Así en una sola fotografía conseguirás ofertar varios productos de una forma mucho más cercana y atractiva.

En este tipo de fotos, la decoración es muy importante. No exponemos solo los productos apilados, como ya hemos dicho, también usamos otros objetos de atrezzo como decoración. Esta decoración tiene que transmitir homogeneidad, ya sea con colores que combinen bien entre sí o con objetos que transmitan la misma temática.

Pero si lo que realmente buscamos es que a nivel publicitario sea una de las mejores fotografías del sector, una buena recomendación suele ser usar personas como atrezzo. Por ejemplo, si vamos a realizar fotografías de productos de cocina, ¿qué mejor que incluir a una persona cocinando con ellos? Claro, la atención de la fotografía no recae en la persona sino en los artículos que queremos vender, pero esto ayudará a la persona a implicarse, a imaginarse a ella misma usándolos y esto tiene mucho poder.