Cinco aspectos que debes cuidar a la hora de realizar fotografía de obras de arte

La fotografía de obras de arte es una especialidad dentro de la profesión fotográfica que requiere de la máxima profesionalidad, el objetivo es la transformación de una obra física en formato digital ya sea para su exhibición en internet o para la venta de reproducciones. Hoy hablamos de cinco aspectos que debes cuidar a la hora de realizar fotografía de obras de arte.

Lo más importante, la iluminación

Lo más importante y complicado de dominar es la iluminación a la hora de fotografiar obras de arte, necesitas tener un espacio y unas herramientas que te permitan dominar a la perfección la luz que recibe la pieza. Nuestro máximo objetivo es conseguir una luz de una sola tonalidad y homogénea. ¿Por qué? Descuidar al mínimo este aspecto puede arruinar nuestras fotos, ya que nuestras fotografías pueden no reflejar con exactitud la obra que queremos digitalizar y todo nuestro trabajo no serviría para nada.

Fondo donde fotografiar

El fondo de nuestro estudio de fotografía para obras de arte tiene que ser neutro para evitar estos mismos errores, a ser posible, negro o blanco.

¿Se puede fotografiar con luz natural?

Las ventajas de la luz artificial es que la podemos controlar más que a la luz natural. Es posible realizar fotografía de arte con luz natural, pero debe haber unas condiciones muy específicas para hacerlo, tiene que entrar mucha luz en nuestro espacio pero ésta debe ser homogénea.

Fotografía ilustraciones libros

La luz artificial no debe incidir directamente en la obra

Es muy importante saber cómo colocar nuestras herramientas de luz, no queremos que la luz artificial incida directamente en la pieza ya que va a generar reflejos indeseados. Esto implicaría mostrar una versión menos exacta de la obra, y por tanto nuestro trabajo no serviría. Que la luz artificial sea más fácil de dominar que la luz natural no significa que sea un trabajo fácil, requiere de mucha paciencia, experiencia y dominio de este tipo de fotografía.

Elementos externos para conseguir la luz perfecta

No todos los flash nos pueden servir para conseguir los resultados que necesitamos, ya que suelen muy fuertes y lo más probable es que creen brillos que no queremos. ¿Qué opción nos quedaría? Podemos probar con otros elementos donde hacer rebotar la luz para que no sea directa en nuestra obra, estos recursos nos permitirán conseguir una luz indirecta más uniforme.

Posición de la obra y encuadre

Es necesario tener un soporte para colocar nuestra pieza de arte y un trípode para colocar nuestra cámara. El trípode siempre nos permitirá conseguir mayor nitidez en cualquier situación. Podemos aprovechar este recurso para trabajar con aperturas intermedias, con cuidado de evitar desenfoques o variaciones de iluminación indeseadas.

En el caso de los lienzos, se colocará la cámara justo enfrente del lienzo, a la misma altura. La distancia la calcularemos con el objetivo de llenar toda la fotografía con el lienzo. Evitaremos objetivos que nos deformen o distorsionen la obra, y utilizando muy poco o nada de zoom.

fotografías profesionales de monedas

Problemas tras una sesión de fotografía de obras de arte

Aunque llevemos mucho cuidado con todos los elementos nos hayamos ido tras la sesión con una buena sensación, es posible que nos encontremos a la hora de exportarlas con problemas que no pudimos percibir en ese momento:

Imagen muy oscura o muy clara

Quizá nos hemos quedado cortos con el tiempo de exposición o con la apertura del diafragma, y un error como éste nos puede dar resultado a fotografías muy oscuras o muy claras. Depende de si nos hemos quedado cortos o nos hemos pasado.

Brillos y reflejos

Cuando nos encontramos con obras que tienen alguna capa de barniz o van acristaladas tenemos mucha más complejidad a la hora de fotografiarlas, y es más probable que aparezcan  brillos indeseados y reflejos que nos esperamos. Ante estos elementos es necesario hacer un estudio previo de la obra y necesitamos muchísimo tiempo de preparación para no tirar nuestro tiempo a la basura. Existen filtros polarizados que nos pueden ayudar a evitar estos problemas, se pueden utilizar tanto para la cámara como para las luces.

Deformaciones en la imagen

Si hemos obtenido deformaciones en nuestro resultado final es porque no hemos trabajado adecuadamente con nuestras focales o no hemos colocado la cámara y el trípode donde debíamos. Para curarnos en salud debemos hacer muchas pruebas de colocación, y verificarlo bien para poder hacer la sesión de fotos de obras de arte con mayor tranquilidad. De esta manera, evitaremos sorpresas negativas.

El color no es el mismo que en el original

Esto puede deberse sobre todo al tipo de iluminación que hayamos utilizado, para ello debemos trabajar correctamente el balance de blancos antes de empezar la sesión. Si tenemos el balance de blancos correcto es posible que la obra no haya recibido la misma cantidad de luz en toda su superficie, y esto haya derivado en problemas de color por culpa de una luz poco homogénea. Hay que revisar los accesorios de iluminación y donde están colocados para evitar este error.

¿Podemos utilizar un fotómetro?

El fotómetro nos ayudará a medir con precisión la luz, para saber si es totalmente homogénea o no. Es un buen aliado si sabemos utilizarlo.

¿Cómo realizar un buen balance de blancos?

Hay situaciones en las que la misma fotografía nos sale con un tono amarillento, después más azulado, etc. Para evitar estos resultados tan dispares y obtener un tono homogéneo en todas las fotos necesitamos hacer un balance de blancos correcto, esto se hace dándole a nuestra cámara una referencia del blanco que queremos, y la misma cámara lo utilizará durante toda la sesión. El truco que usan los fotógrafos es coger una cartulina blanca para que la cámara coja de referencia el blanco más neutro posible. Este truco puede ser muy útil en la fotografía de museos.

La edición de fotografías de cuadros

Pese al máximo cuidado que hayamos tenido durante la sesión, siempre debe haber un mínimo de edición digital donde ajustaremos todo para que la obra sea una reproducción casi exacta del original. Utilizaremos programas avanzados de edición donde retocaremos mínimamente la corrección de color, pero sobre todo nos servirá para hacer el recorte ideal de la imagen (según si nos interesa que salgan otros elementos como el marco, etc).

Si estás interesado en la fotografía de arte y de cuadros, te recomendamos que cuentes con un fotógrafo de cuadros con experiencia en este tipo de sesiones de fotos, ellos sabrán qué tipo de luz usar y tienen equipos profesionales adecuados para ello.


FORMULARIO DE CONTACTO:

    Nombre (requerido)

    Email (requerido)

    Mensaje

    He leído y acepto la Política de Privacidad