Fotógrafo Profesional en Madrid

Capturar la esencia de una imagen y transmitir un mensaje es lo que mejor hace el experto en fotografía. Descubre cómo lo logra.

Contratar un fotógrafo profesional en Madrid o en cualquier parte es una inversión, ya que se trata de promocionar tu marca, tu imagen, un producto, aportar rentabilidad, posicionarse entre la competencia. Te preguntarás ¿Cómo una sola foto logra todo esto? Pues porque se trata de una referencia de calidad directamente relacionada con tu persona o empresa, aunque sin palabras dirá mucho de tu carácter, profesionalismo, filosofía empresarial, valores institucionales y esencia.

En el mercado hay personas que consideran un gasto contratar a un fotógrafo profesional, porque aseguran que se trata de un proceso fácil y simple. Ciertamente existen equipos de última generación que ahora facilitan el proceso de tomar fotos, incluso capacitaciones en la web que te guían para conocer las mejores técnicas.

Pero nada de esto es suficiente cuando lo que buscas es una imagen de calidad, impactante, que hable por sí sola, que supere las expectativas, que realce detalles que a simple vista no son visibles, que sea única y creativa.

Capturar la fotografía perfecta requiere de varios factores como equipo, conocimientos, técnica, experiencia, creatividad, pasión, compromiso, capacidad para ver más allá de lo que está ante los ojos, habilidad para extraer la esencia de algo y congelarlo en el tiempo. Bien lo saben las marcas más importantes del mundo cuya publicidad es capaz de influenciar nuestras emociones al punto de hacernos correr a la tienda para adquirir el producto.

Entonces, antes de contratar a un fotógrafo debes hacerte la pregunta: ¿Qué quiero? Si la respuesta es “algo memorable y perfecto”, debes escoger a un profesional que te garantice un resultado de calidad. Sigue leyendo para que te enteres de esos detalles importantes que conforman este arte.

Maestros de la Costura: Sesión fotográfica con Alica Cao MEDYA AUDIOVISUAL from Medya Audiovisual on Vimeo.

Cuál es el trabajo de un fotógrafo profesional

Aunque pareciera un poco obvio, queremos explicarte el trabajo que ejecuta un fotógrafo profesional para garantizar la satisfacción de los clientes. Es un trabajo constante, que requiere dedicación, amor, disciplina y comunicación con el cliente para lograr los mejores resultados.

  • Garantizar un producto de calidad: El arte de la fotografía no solo se trata de disparar la cámara y obtener imágenes bonitas, más bien va de darle sentido a objetos inanimados, capturar la esencia de personas, contar una historia y dar un mensaje. Si todo eso se conjuga obtendrás un resultado de calidad. Los buenos fotógrafos empeñan su imagen personal al hacer este trabajo, pues saben que de ello depende su trascendencia en un mercado donde cada segundo nace alguien que “sabe” tomar fotos.
  • Escuchar tus necesidades: Para generar un resultado gratificante es fundamental saber cuáles son tus necesidades como cliente, el tipo de foto que buscas, el lugar donde deseas realizar la sesión, los detalles que deben ser tomados en cuenta. Un fotógrafo profesional es alguien que no solo te escucha, sino que toma en cuenta eso para cumplir su trabajo y perfeccionar las tomas a fin de entregarte un producto que enamore, que se adecúe a lo que solicitaste, que extraiga la esencia de lo que es realmente importante para ti.

Por supuesto, el especialista siempre añadirá un toque de su personalidad, además de sus conocimientos y experiencias, pero en profundidad buscará materializar la idea que le diste.

  • Sugerir, guiar, aconsejar: Esta parte no es una obligación, pero cuando una persona está comprometida con su trabajo y quiere hacerlo bien te guía hacia la dirección más adecuada, te asesora sobre las mejores estrategias para optimizar la imagen que tienes en mente, te acompaña en todo el proceso para aclarar inquietudes y te aconseja en caso de ser tú mismo el modelo para la sesión fotográfica. Es decir, realizará lo que quieras y te ayudará a convertirlo en algo mucho más potente.
  • Plasmar emociones: La fotografía tiene la propiedad de mover las fibras del ser, pero esto solo lo logran los mejores profesionales. Cuando hablamos del carácter psicológico de la luz, del sentido que aportan las dimensiones, de la psicología del color, de la ley de la mirada o la regla de los tercios, todo ello son protocolos que ayudan a optimizar el carácter de la imagen y permiten suscribir un mensaje.

A eso se le agrega la creatividad, pertinencia y el sentido de ver más allá de lo que está a la vista. Es entonces cuando se plasma la emoción y la esencia, una captura perfecta que es capaz de generar un sentimiento.

  • Aportar valor y humanizar la marca corporativa: Cuando hablamos específicamente de la fotografía corporativa, el fotógrafo se enfocará en aportar valor a tu marca y, en otros casos, en humanizarla para fortalecer la identidad, hacer que sea recordada la empresa, generar un vínculo emocional con quien la ve, atraer la atención, trascender la barrera del espacio y del tiempo para que la corporación se conecte con sus clientes, generar confianza hacia el trabajo que allí se desarrolla.
  • Destacar tu imagen: Cuando se trata de fotografía de retrato se busca resaltar tus atributos, capturar tu personalidad, plasmar tu esencia para obtener una imagen natural, fresca, atractiva, impactante y que proyecte lo que haces. Hay múltiples técnicas para lograrlo, pero conseguir el objetivo dependerá en gran medida de la comunicación y confianza que exista, es necesario que fluya la interacción entre el modelo y el fotógrafo.
  • Ser precavido y proponer soluciones: Más allá del mero trabajo de tomar fotos, un buen profesional es aquel que se adelanta a las situaciones adversas y está preparado para afrontarlas, que se adapta a los contextos, que propone soluciones válidas para aprovechar el tiempo y optimizar el trabajo.

Estudio de fotogafía en Madrid

La fotografía no solo es planificar una sesión, sino controlar todo aquello que sea posible; por ejemplo, investigar el clima antes de hacer tomas en exteriores, conocer cómo es la incidencia de la luz, recorrer previamente el lugar, organizar el estudio, llevar atrezos/accesorios, contar con equipos fotográficos extras, en algunos casos se cuenta con estilista.

  • Hacer una postproducción adecuada: Nos referimos a que un fotógrafo profesional no desvirtúe lo que se capturó en el momento de las fotos, sino que lo optimice con retoques. Casi siempre se mejora la luz, los colores, se borran defectos, se adecúan las líneas; sin embargo, el buen fotógrafo sabe que este tratamiento es solo para vigorizar la imagen, pues la esencia principal ya se tomó y no debe salirse de ese esquema a menos que sea una petición del cliente.

Por ejemplo, en las tomas de bodas o nacimientos el 90% del trabajo se lleva a cabo mientras se capturan las fotografías, el proceso de edición es para perfeccionar los detalles, retocar, añadir nitidez y calidad.

  • Sumar creatividad y originalidad: Para quien solo dispara un flash no es necesario aportar nada más, pero para un fotógrafo profesional en Madrid es fundamental sumar creatividad y originalidad en sus proyectos pues se trata de su marca personal, aquello que lo distinguirá del resto y construirá su trayectoria.

¿De qué va esto? Pues se trata de que cada foto lleva impregnada la personalidad y creatividad del que la tomó. A pesar de basarse en un contrato e idea previa, el concepto que le permite destacar, el encuadre psicológico, los detalles enfatizados y la forma como se transmite el mensaje, sale de la cabeza del profesional, tiene su perspectiva y estilo original.

Por qué buscar a un fotógrafo con experiencia

15 años nos avalan en el mundo de la fotografía profesional; es decir, más de una década asumiendo retos y cumpliendo compromisos que nos han posicionado de la mejor manera ante miles de clientes satisfechos, quienes después de probar nuestra calidad se quedan con nosotros. Y es que mantenerse en el mercado durante años y seguir siendo contratados implica renovarse, ganarse la confianza, adaptarse a las últimas tendencias pero dejando un toque clásico; en fin, significa construir poco a poco la experiencia.

Un fotógrafo con experiencia sabe cómo captar la idea del cliente, cómo capturar su esencia, cómo usar lo técnico para obtener los mejores resultados, cómo aprovechar lo que tiene a la mano para reflejar la belleza, cómo humanizar y atraer miradas. ¿Para qué sirve esto? Te lo contamos:

  • Al poseer una vasta experiencia como la que tenemos, no tienes que preocuparte por nada más que decirnos lo que deseas. Nosotros nos encargamos de organizar el tipo de toma que requieres, el escenario, la iluminación, el equipo técnico, humano y, por supuesto, la calidad del resultado.
  • Cuando hay experiencia se depura lo que no se necesita y se usa lo importante, hay una construcción de un concepto visual para crear una distinción de la marca personal, de la identidad corporativa, lo llamativo de un producto, la profundidad de un mensaje.
  • Obtendrás tomas en forma manual que garantizan el aprovechamiento de la luz, la apertura, la sensibilidad, el tiempo de exposición; es decir, cada foto es un trabajo por separado y con carácter para conferir mayor fuerza y calidad. En modo automático sería más fácil, propio de personas sin experiencia o conocimiento, pero nuestro estilo, el servicio que prestamos, se enfoca en entregar imágenes únicas con elevado nivel.
  • Podrás escoger entre un compendio de buenas fotos, pero no porque se tomen al azar para ver cuál es la mejor, sino porque el fotógrafo con experiencia busca proporcionar diversas perspectivas de una misma imagen a fin de que el cliente escoja la que más le convenga. Cambiar la posición, la incidencia de la luz, el objetivo, el fondo, la orientación de la mirada, son algunas de las cosas que pueden variar.
  • Porque tendrás una composición impactante y al mismo tiempo natural. Una característica de las personas que tienen trayectoria es que saben jugar con los espacios vacíos, los cuales también son importantes a la hora de generar un mensaje y que “respire” la imagen. A través de estos, combinados con el modelo, la estructura o el objeto enfocado se proyectan emociones y se dirige la visión hacia las áreas deseadas. He allí la captación del interés al ojo humano y el lograr hacer algo memorable.
  • Cualquier fotógrafo con un mínimo de conocimiento sabe lo vital que es el juego de luces y sombras, pero uno con la experiencia suficiente sabe cómo usar o, en otros casos, manipular la luz para reflejar un mensaje. Por ejemplo, en las sesiones con recién nacidos la luz suele ser clara porque se manifiesta lo sublime de una nueva vida; en los retratos se manejan las sombras en el rostro para ocultar defectos y la luz para realzar atributos; los productos necesitan una iluminación desde diversos ángulos para verse radiantes, perfectos, imponentes.
  • Conseguirás un trabajo meticuloso, con la edición adecuada en su justo nivel para elevar el potencial de tu marca o persona, sin que existan exageraciones en el proceso de postproducción. Después de todo, lo más atractivo de una foto es su naturalidad y representación de la realidad, eso lo sabe perfectamente aquel que tiene tiempo en el negocio fotográfico.

Qué hace perfectas a las fotos profesionales

Veamos algunas claves que te interesan al momento de decidir el tipo de fotografía que escogerías.

  • Fotografía corporativa: En este caso se cumplen varios objetivos como el presentar o fortalecer la filosofía/valores de la empresa, se muestra la fortaleza técnica corporativa o la dedicación del recurso humano. Bajo cualquier circunstancia, cliente y fotógrafo deben acordar cuál será la función de la foto y en torno a ello crear tomas que generen empatía, aceptación, identificación de marca.
  • Fotografía de boda: Una de las experiencias más sublimes es la unión de dos personas que se quieren, y como el amor es el centro de interés eso es lo que debe transmitir la imagen, a través de tomas espontáneas que nada tienen que ver con las fotos posadas de los novios e invitados. Un fotógrafo profesional en Madrid o en cualquier parte del mundo sabe que la naturalidad de ese momento tan emotivo es algo que debe imperar, no es conveniente forzar las tomas.
  • Fotografía publicitaria: Si lo que quieres es dar a conocer un producto o idea, venderlo o convencer de su compra, es mejor contratar a un fotógrafo profesional que haga la magia que deseas. ¿Por qué lo llamamos magia? Porque estas composiciones de marketing son las más complejas de lograr, ya que simultáneamente se transmite un mensaje, se cuenta una historia, se resaltan características y se distingue de la competencia. Todo ello con el fin de decir, sin una sola palabra, que ese producto es el mejor, insuperable, el que más te favorece.
  • Fotografía de retrato: Capturar la esencia o el alma es lo que caracteriza estas gráficas, pero solo lo logran magistralmente aquellos conocedores del área. Se trata de un trabajo que debe proyectar una emoción, donde se pueda ver la intimidad de la mirada más allá del simple rostro, existe una intención artística basada en la personalidad y autenticidad del modelo.
  • Fotografía de nacimiento: Íntima, delicada, sublime, sutil; así son las fotos para los recién nacidos y la clave consiste en inspirar los sentimientos de amor más bellos en quien las mira. Para lograrlo se pueden usar accesorios, jugar con la iluminación y los colores, pero el ojo avizor del buen fotógrafo y su experiencia cuando se trata de capturar lo central, es lo que hace la perfección.

No es fácil, cualquiera solo tomaría una foto bonita donde se vea la barriga, pero un profesional conoce el poder de los detalles en este caso, a través de las miradas cómplices de los padres, las manos, la sonrisa, la caricia a la panza, los pies descalzos, incluso la desnudez como expresión artística.

  • Fotografía arquitectónica: Lo que la hace perfecta es la estética que se proyecta mediante las líneas, las curvas, el diseño, el dramatismo de la estructura. Ya sea un edificio imponente, un puente o una granja, se busca llamar la atención hacia los detalles que cuentan una historia pasada o que vislumbran un futuro exitoso.
  • Fotografía aérea: Contar con un dron para hacer fotos a gran altura es común, pero obtener composiciones impactantes desde lejos es un plus. Este tipo muestra una realidad o momento exclusivo que dependiendo del estilo del fotógrafo va a reflejarse de cierta manera, aporta contexto y tiene una intención.

Contratar a un fotógrafo tarifas

Tips para escoger al mejor fotógrafo profesional

  • Consulta la experiencia que posee con personas que conozcan su trabajo.
  • Habla con él sobre su trayectoria.
  • Asegúrate de revisar su portafolio.
  • Fíjate en los trabajos que ha realizado, los detalles que toma en cuenta, los retoques.
  • Consulta cómo es el tratamiento que le da a la imagen.
  • Pregunta por los equipos que usa.
  • Escucha las recomendaciones que da para obtener las mejores fotos.
  • Plantea tus necesidades y fíjate en sus soluciones.
  • Compara precios, tiempos de entrega y demás servicios que ofrece.

En pocas palabras…

¿Por qué contratar a un fotógrafo profesional?

Porque es quien te proporcionará fotografías únicas, impactantes, que tengan carácter propio y elevada calidad. Esto lo logra gracias a sus conocimientos, experiencia y equipos usados.

¿Cómo me aseguro de que sea un profesional?

Por la trayectoria comprobable, referencias, portafolio, equipos usados; la calidad, belleza y dramatismo de sus fotos que las hacen inigualables.

¿Por qué es necesaria la experiencia para obtener buenas fotos?

La experiencia en la fotografía, así como en cualquier profesión, ayuda a cumplir nuevos retos evitando tropiezos innecesarios, aprovechando los elementos a mano, el contexto o cualquier debilidad para transformarlo a conveniencia. De esa forma se logran mejores resultados.

¿Cómo influye el estilo del fotógrafo en mis fotos?

El estilo es el que da la perspectiva y visión al fotógrafo, según ello va a tomar en cuenta la escena y los detalles para transmitir un mensaje. Sin embargo, el resultado siempre va a ir apegado a tus necesidades.

¿Cómo saber cuándo una foto es perfecta?

Más allá de la iluminación adecuada, encuadre, nitidez y temperatura del color, una fotografía perfecta es aquella que motiva, que gesta una emoción, que impacta desde el primer momento, que captura una esencia.


CONTACTA CON NOSOTROS: 

    Nombre (requerido)

    Email (requerido)

    Mensaje

    He leído y acepto la Política de Privacidad