La Fotografía de retrato

La fotografía de retrato es arte y ciencia a la vez. Esta forma parte del espectro fotográfico con sus particularidades. Contempla el aprovechamiento de elementos básicos como la luz, el fondo, el color, y la postura en cada toma. Su función es poder transmitir un poco del mundo interno de las personas a través de sus expresiones y poses.

Función de la Fotografía de Retrato

Por medio de las fotografías de retrato se puede ofrecer a las personas un valioso recurso que guarda parte de su historia. Es una técnica que involucra una serie de componentes como una buena cámara, una adecuada iluminación, la pose natural y un escenario y fondo hermoso que complete la escena.

El protagonista en un retrato es la persona. Lo que el fotógrafo logra captar de ella quedará allí plasmado. Este tipo de fotografía tiene un uso profesional, de presentación personal, en redes sociales. Pero también constituye una manera de guardar la memoria familiar a través de imágenes perdurables en el tiempo.

En la actualidad, cualquiera puede tomar fotografías con sus móviles. Estas, en su mayoría, se mantienen en archivos digitales. Sin embargo, un profesional de la fotografía de retratos sabrá utilizar todas las técnicas adecuadas, aprovechar mejor los ángulos, la luz y captar la esencia de las personas.

A través del tiempo se ha podido constatar que los retratos han tenido una finalidad utilitaria. Incluso, en las ciencias de investigación se han aprovechado para la identificación de personas. También nos ha permitido conocer a grandes personalidades de la historia, las ciencias o las artes.

Fotógrafo de retratos

Cualidades del Fotógrafo de Retratos

El fotógrafo retratista debe ser una persona abierta, bastante comunicativa y sobre todo, ha de ser empático. Necesita transmitir tranquilidad a sus clientes. De esta forma logra que sus poses y expresiones sean más naturales.

Una sesión de fotografía debe realizarse en un ambiente adecuado que inspire y ayude a despertar emociones. Estas sensaciones se traducen en la expresión corporal y del rostro, principalmente. Algunas otras características del fotógrafo de retrato se citan a continuación:

  • Se enfoca en su trabajo sin perder de vista a la persona que va a retratar y a la historia de su vida que lleva consigo.
  • Es intuitivo. Puede percibir lo que no se ve a simple vista.
  • Es capaz de conectar rápidamente con las personas y tener afinidad con ellas.
  • Observador, detallista y diligente.
  • Mantiene la calma ante los retos. Denota seguridad en sí mismo y dominio de la técnica.
  • Amable, cordial, respetuoso y cercano.
  • Profesional y en preparación constante.
  • Dispone de los recursos necesarios y adecuados para obtener calidad en su trabajo.
  • Diligente y de rápida respuesta ante los imprevistos.
  • Hábil para lograr sacar lo mejor de las personas en el momento justo de tomar las fotografías.

Tipos de Fotografía de Retrato

Los diferentes tipos de retratos tienen que ver con las poses, planos o encuadres. Asimismo, el tipo de fondos, escenografía y ángulos cuentan para diferenciar una toma de otra.

Plano General

En este tipo de fotografía se toma en cuenta a la persona en cuerpo entero. Es una fotografía más amplia donde también se consideran de fondo elementos del ambiente que rodean al protagonista del retrato.

Plano de tres cuartos o americano

En el plano americano no se realiza la toma de cuerpo entero. Se realiza de la cabeza hasta la parte superior de los muslos. Aunque se le considera un plano amplio, es más cerrado, comparado al anterior.

Plano Medio

Este es uno de los planos más utilizados. Se realiza haciendo tomas hasta la cintura. De esta forma, sobresalen  rostro, brazos y tronco.

Plano Medio-Corto

Este tipo de fotografía se centra en la parte superior hasta la altura del pecho. Se cierra la toma con respecto a las demás y se pone énfasis en la expresión del rostro. También es uno de los más utilizados.

Primer Plano

El primer plano pone énfasis en la expresión del rostro. La mirada y emoción que proyecta son elementos indispensables en este tipo de retratos.

Primer Plano del Rostro

En este plano, el rostro es el protagonista. No hay distractores, la atención recae en la expresividad de la mirada y en los sentimientos y emociones que quiere transmitir.

Planos Detalles

Este tipo de planos implica el enfoque a ciertos detalles del cuerpo. Se cierra la imagen en un solo punto que se quiere realzar. Es importante que tenga, entonces, la máxima expresividad. Un ejemplo es cuando se realizan tomas de los labios o solo de los ojos. Es un tipo de fotografía muy atractiva y utilizada.

La fotografía de retrato y su importancia

Cualquier persona puede sacar una fotografía, pero no muchos pueden obtener un buen retrato. Para ello se cuenta con profesionales de la fotografía que sacan a relucir la mejor expresión de las personas, como si de una obra de arte se tratara.

En la fotografía de retrato, al igual que en la fotografía de empresa o corporativa, lo importante es enfatizar quién es el protagonista de una historia que se comienza a contar. Es una trama que se va construyendo a través de imágenes que recogen el sentimiento.

Así, es imprescindible que exista una buena conexión entre el fotógrafo y el cliente para poder transmitir un mensaje con significado emocional. Es una forma de darse a conocer. Para ello es imprescindible que el fotógrafo logre captar los mejores instantes que se reflejan en el rostro y en la postura.

De acuerdo a lo anterior, se hace necesario que se logre entender qué mensaje o historia quiere mostrar el cliente. Para ello debe haber conversaciones previas para aclarar puntos y planificar mejor cada una de las tomas. Capturar la emoción en ojos y rostro no es tarea fácil, pero se logra con profesionalismo.

Fotografías de retrato en madrid

Elementos principales de la Fotografía de Retrato

Para llevar a la práctica  la fotografía de retrato se necesita preparación. Esta tiene que estar basada en la experiencia y también, en conocimientos. Dominar las técnicas apropiadas ayudará a obtener lo que se desea.

En este sentido, para una buena realización de las fotografías de retrato se tiene que seguir dos reglas básicas. Una de ellas es hacia dónde va enfocada la mirada. Esto pareciera simple, pero requiere su procedimiento, en donde se observe un equilibrio entre los diferentes puntos de la cuadrícula de la foto. La otra regla es la llamada la ley de los tercios la que permite la armonía en la composición.

Otros aspectos importantes a considerar son los siguientes:

  • El ojo fotográfico

Es como el instinto que tiene el fotógrafo para captar los elementos de expresión y conectarlos a la historia personal del que está posando. El nivel de experticia en el área, acompañado de la práctica, conocimientos y toque personal ayudarán a lograr un retrato muy significativo.

De igual forma, el ojo fotográfico se puede entender como una habilidad o percepción para utilizar todos los elementos de los que se disponen, de la mejor manera.

  • La importancia de la conexión

Este elemento es de vital importancia ya que permite establecer un vínculo. Esto permite que el fotógrafo y el cliente se entiendan, conversen y concreten las acciones a tomar. Cuando se cuenta con una buena relación, se trabaja en un ambiente de tranquilidad y entendimiento. Esto da pie a que las personas no se cohíban y se muestren tal como son, sin prejuicios y con naturalidad.

  • Sesiones de pruebas de fotografía

La práctica de diversas tomas, probando diferentes tipos de iluminación, otros encuadres y fondos resulta ser una estupenda forma de ubicar la imagen mejor lograda. A través de estos ejercicios prácticos, se pueden notar aquellos aspectos que puedan ser descartados y otros incorporados. Permite tener una idea de cómo quedaría el retrato dependiendo de lo que se quiera de él.

¿Qué Elementos y Equipos se necesitan para la Fotografía de Retrato?

La fotografía de retratos es muy utilizada en la actualidad, sobre todo, en el tema de las presentaciones personales o de negocios. Es el caso de la fotografía para Linkedin, o bien, de fotos de retrato para curriculum. De cualquier modo, es necesario saber qué equipos se utilizan para este tipo de imágenes tan requeridas.

De igual modo, no es tan solo contar con el modelo a posar. Se hace necesario disponer de los recursos indispensables para un trabajo impecable. Un ejemplo lo constituyen los estudios de fotógrafos en Madrid. Ellos cuentan con la preparación, el entusiasmo, la pasión, y por supuesto, los equipos indispensables.

Estos son algunos elementos a considerar para realizar un buen retrato fotográfico:

Tipo de cámara

Si se desea un material fotográfico de alto nivel, se tiene que recurrir a un profesional en fotografía. En el caso de hacerlo por pasatiempo o como principiante en el arte fotográfico, hasta la misma cámara de teléfono puede servir.

Un fotógrafo retratista profesional debe contar con una cámara de buena marca y calidad. Lo importante es conocerla y saber a fondo su modo de uso para poder manejarla con destreza y seguridad.

El equipo fotográfico es vital para el profesional. Es la base de su trabajo. Se deberá configurar según las necesidades y requerimientos del cliente. Se recomienda para aquellos que están iniciando como profesionales en esta área una cámara DSLR o réflex.

 Objetivos de cámara y filtros para las fotografías

Los objetivos en las cámaras fotográficas tienen la función de armonizar las proporciones de las facciones de las personas. También hace sobresalir al modelo y desenfocar todo aquello que corresponde al fondo. Uno de los más utilizados es el de 50 mm.

Por otra parte, también se encuentran los filtros. Estos son un accesorio que permite mejorar cualquier imperfección que puede ser notada en la fotografía. Esto representa una gran ayuda, sobre todo, cuando se realizan fotografías de primer plano.

Posición de la cámara

Este elemento resulta determinante a la hora de enfocar la cámara hacia él o la modelo. Se necesita saber en qué posición y altura se debe mantener para lograr los resultados esperados. Por lo general, esta se coloca a la misma altura de la mirada, pero existen otras posibilidades que también brindan efectos óptimos.

La mirada del retratado es el punto focal. Es a través de los ojos que se transmite la mayor carga emotiva. Es por ello que es tan importante la técnica para captarla de la mejor manera posible. Por ejemplo, cuando se coloca la cámara por debajo de la mirada se logra observar un rostro más seguro y audaz.

A continuación se explican algunos elementos que describen el significado de acuerdo a la posición de la mirada. De cualquier modo, cualquiera de ellas es capaz de dar a conocer sensaciones, emociones y sentimientos:

  • Cuando se le indica al cliente a dirigir la mirada hacia un punto específico que se encuentra dentro del encuadre de la fotografía. De esta forma, las personas que observen el retrato recorrerán toda el área de la fotografía buscando lo que está viendo la modelo.
  • Cuando la mirada se dirige a un lugar fuera del marco de la fotografía. Motiva a las personas a preguntarse ¿qué estará mirando?
  • Con los ojos cerrados, puede llegar a expresar significados profundos como tristeza, meditación y otras emociones.
  • Si se mira hacia la cámara. Se está haciendo contacto simbólico con el lente y por ende, por todo lo se encuentra más allá.

Fondo

El fondo para las fotografías de retrato es muy importante. Este debe elegirse teniendo en consideración el look del cliente. Se deben tomar en cuenta los colores predominantes, los contrastes, las combinaciones, la iluminación, entre otros.

Iluminación

La iluminación, como se ha venido diciendo, es un elemento indispensable en la fotografía de retrato. Es por ello que se utilizan tanto fuentes naturales como artificiales, de acuerdo a lo que se necesite. La combinación de luces y sombras son dos elementos importantes para dar énfasis a algunas áreas del retrato, o bien, para otorgar profundidad a los rasgos del rostro y darle vida.

La perspectiva, el fondo y la iluminación forman parte de la composición fotográfica. Estos, utilizados en combinación, resultan idóneos para dar volumen y resaltar los puntos de interés.

La Fotografía de Retrato en la historia

La fotografía de retrato es en sí una forma de arte. Es una de las más utilizadas por su belleza e impacto visual. Desde la antigüedad se viene utilizando, aunque se recurre también a la pintura y a la escultura para representar la fisonomía de las personas. Sin embargo, solo los miembros de la realeza, y personas poderosas tenían el privilegio de realizar estos retratos. Era considerado un privilegio.

La fotografía de retrato en sí tiene su origen en el siglo XIX con la invención de la cámara oscura. Fue Nicéphore Niépce quien, mediante la experimentación con procesos químicos, pudo retener o captar la primera imagen fotográfica.

Al llegar la fotografía, se pensó que desplazaría a la pintura. Pero, muy pronto se descubriría que, a través de  ella se podía dar más realismo.

El auge de la fotografía pictórica no se hizo esperar. El poder realizarse un retrato fotográfico era muy importante por la aparente inmortalidad lograda a través de imágenes plenas de expresión y vida. Van surgiendo así los principales exponentes de este género.

Al pasar del tiempo, la realización de retratos pasó de ser un lujo que solo unos pocos podían disfrutar, a una actividad más asequible. Así, se comenzaron a realizar retratos familiares.

Aunque había algunas dificultades que sortear. Por ejemplo, para que las fotos no salieran movidas, tenían que colocarles un peso en la cabeza a las personas. Y,  después de revelada la fotografía, había que dibujarle los ojos.

Las primeras fotografías eran en blanco y negro. El color fue añadido después. Las fotos de estudio tenían un decorado tipo teatro. Luego se fueron haciendo más naturales.

El siglo XIX trajo la cámara para todos y, el siglo XX la terminó de popularizar. Hoy en día, la cámara digital y los teléfonos inteligentes dan acceso ilimitado a  la fotografía.

Características que debe poseer un Fotógrafo de Retratos

Un fotógrafo de retratos, debe, sobre todo, tener alta sensibilidad y empatía para poder conectar con sus clientes. Además, es muy importante la seguridad, tranquilidad y serenidad que transmite al realizar su trabajo. Esto debe estar acompañado de una preparación que contemple la teoría y la práctica.

Un buen profesional de la fotografía pictórica tiene la habilidad de sacar lo mejor de la persona que le está sirviendo de modelo. Debe captar el alma, la esencia y llevarlo al lienzo, que en este caso, es la imagen fotográfica. Por esto, este tipo de fotos no son fáciles de hacer.

No cualquiera puede humanizar a través de una cámara fotográfica y plasmar la expresividad más auténtica. Esto es, sin lugar a dudas, un arte. Asimismo, resulta algo muy necesario la buena comunicación con los clientes. Debe prevalecer un trato amable, franco, que inspire confianza. De esta manera, se procura que las personas no se sientan para nada intimidadas y tengan la libertad de expresar sus sentimientos.


CONTACTA CON NOSOTROS:

    Nombre (requerido)

    Email (requerido)

    Mensaje

    He leído y acepto la Política de Privacidad