¿Cómo debe ser la fotografía perfecta para mi CV?

Suele ser bastante frecuente que los candidatos a puesto de trabajo preste una atención, a veces excesiva, a detallar todos y cada uno de sus logros académicos y profesionales, indicando multitud de puestos de trabajo, tareas, aptitudes, habilidades, fechas, títulos obtenidos, cursos realizados, etcétera, al mismo tiempo que descuidan algo que, tal vez, pueda ser lo más importante de todo su CV, la fotografía.

Aunque en los países de tradición anglosajona la inclusión de la fotografía del candidato a un empleo en su CV es algo rechazado por considerarse que podría dar pie a situaciones discriminatorias, en los países de tradición latina, como España, es un apartado oficiosamente obligatorio y, de hecho, tan importante que podrá determinar que el candidato pase la primera criba o bien sea descartado por completo. No debemos olvidar que nuestro CV, y especialmente la fotografía que incluyamos, es nuestra carta de presentación, lo primero que verá el responsable del departamento de recursos humanos de una empresa y por lo tanto, al igual que en una entrevista personal, debemos causas buena sensación.

Nuestro mejor consejo es buscar la ayuda de un fotógrafo especializado en este tipo de fotografía para CV pero, si no te es posible, a continuación te daremos unos sencillos consejos para que la fotografía de tu CV resulte perfecta.

En la fotografía de CV debes aparecer tu solo, sin nadie más, esbozando una leve sonrisa alejada de la carcajada y de la seriedad absoluta. Nunca aparezcas de cuerpo entero, mejor un plano medio que engloba desde el pecho a la cabeza.

También debes adaptar la imagen a la ocasión, es decir, debes aparecer con un peinado, maquillaje y estilo de ropa acordes al puesto al que optas, y sobre un fondo que tenga algo que ver con tu profesión, pero difuminado, para que no te reste protagonismo.

Deja un comentario