Cómo mejorar la composición fotográfica

La composición fotográfica es uno de los aspectos esenciales en fotografía profesional pues se trata de algo tan esencial como la manera en la que están distribuidos los diferentes elementos de la imagen dentro del marco, y esto, queramos o no, marcará la diferencia entre una foto y una fotografía profesional de calidad. En consecuencia, aprender a componer se convierte en una de las tareas primordiales a las que se debe enfrentar toda persona que desee realizar buenas fotos.

Para aprender a componer en fotografía, existe una serie de reglas básicas de la composición, principios que todo fotógrafo debe conocer, aprender y comprender, y no olvidar jamás. Pero aun conociendo y dominando estos principios, no dejan de ser una teoría que, a la hora de ser aplicada a la práctica, precisará de cierta ayuda. Es aquí donde entran en juego esos trucos y consejos que constituyen el valor añadido a la composición de tus fotografías.

La composición Fotográfica

  • Relación de aspecto. De acuerdo con el tema de la foto, la imagen la tomaremos en vertical u horizontal de manera casi instintiva, sin embargo, ¿por qué no invertir esta norma no escrita y, por ejemplo, escoger un formato panorámico para la fotografía de productos?
  • Sin información excesiva. El exceso de información es igual de negativo, o más, que la falta de ella. Las cámaras actuales tienden a mostrar una enorme cantidad de información en pantalla o en el visor que, si bien suele ser de gran utilidad, a la hora de componer la imagen pude ocasionar el efecto contrario. Por tanto, encuentra la fórmula para ocultar la información que no es estrictamente necesaria, la que te distrae, y deja lo que realmente importa: velocidad, diafragma y todo cuanto está relacionado con la exposición.
  • Aprende a ser previsor. Lo más habitual cuando se revisan las fotografías tomadas es que haya que recortarlas para suprimir ciertos elementos o aspectos que afean la foto. Por ello, es importante que dejes algo de margen en el área periférica, así podrás recortar sin que la composición se vea afectada.
  • Para evitar correcciones posteriores, utiliza el nivel electrónico de tu cámara de fotos para que la composición quede nivelada respecto al horizonte.
  • Menos, es más. Efectivamente, el modo ráfaga está genial para obtener un montón de capturas, sin embargo, es un grave enemigo a la composición así que, mejor tómate el tiempo que necesites para componer tu imagen.
  • Impar, mejor que par. Pues sí, a la hora de situar elementos dentro del marco de tu fotografía, opta por un número impar en lugar de par (mejor tres árboles que cuatro). Así la composición quedará mucho mejor equilibrada.
  • Y por último, si olvidas el modo ráfaga, olvida también el zoom y opta por objetivos de distancia focal fija que te obliguen a moverte para encontrar la mejor composición posible.

Deja un comentario